Esta película animada, de origen alemán, fue un hallazgo importante para el Blog ya que, con sutileza y algo de humor, trata la problemática que nosotros también abordamos: la escasez del agua. Si bien el filme refleja la situación general de nuestro deteriorado medio ambiente, los hechos centrales se basan en las consecuencias que tiene una represa en África.

La historia relata cómo un grupo de animales, algunos provenientes de diversos continentes, se organiza y toma medidas para terminar con la sequía en “el paraíso” (sabana africana). Una tortuga de 715 años, testigo de cómo la historia destruye y construye todo, una y otra vez, proclama: “lo que [el hombre] le hace a la Tierra, en definitiva se lo hace a sí mismo. Y cuando la Tierra es finalmente destruida y los animales son o expulsados o asesinados, el hombre reinará la Tierra solo. Entonces, perdido y desamparado, él también será borrado de la faz de la Tierra”. Pero, lejos de regocijarse con ese “consuelo de tontos”, incita a los demás a defenderse contra la humanidad.

Los protagonistas principales comprenden: dos tortugas de las Islas Galápagos, víctimas de los derrames de petróleo en el mar; una osa polar, desertora del descongelado Polo Norte; un canguro y un demonio de Tasmania, adictos a los refrescos, que escaparon de los incendios en Australia; un pollo, que se fugó de la cocina de un barco; y una suricata y un león, sobrevivientes de la atroz sequía que afecta al territorio africano.

Una tierna producción, que hace simple un complejo problema. Ojalá sirva para reavivar la toma de conciencia.

“El hombre es un ladrón que viene en la noche y toma lo que quiere de la Tierra. Pero la Tierra no pertenece al hombre. Es sólo una pequeña parte de ella. El hombre no tejió la tela de la vida. Él, no es más que un hilo. Todos compartimos el mismo aliento”.

[http://www.youtube.com/watch?v=lIAkJ6xTyQU -21/06/2011]

Por: Coviaga, Cecilia.

Advertisements